Flan

Es una de las recetas preferidas, sencillo, fácil, gustoso y nutritivo. Se puede decir que es uno de los postres más populares, que no falta en una celebración casera y en ningún restaurante. La invasión del mercado del consumo es tan grande y la política comercial de las empresas tan intensa, que es uno de los preparados que acaparan las estanterías de los establecimientos de alimentación.
Su preparación es bien sencilla… pero hay que dedicarle un tiempo. El caramelo se obtiene mezclando unas gotas de agua con unas cucharadas de azúcar, en un cazo, y se pone la mezcla a fuego medio hasta que el azúcar se queme, momento en que adquirirá una tonalidad ligeramente ambarina. El azúcar quemado quedará depositado en el fondo del molde, y cuando enfríe se añade la mezcla de la masa de flan, según fórmulas adjuntas. Se cuece al baño María y es recomendable dejar enfriar para desmoldar. Aparte del típico y apreciado flan de huevo, es posible elaborarlo con otros sabores como chocolate, naranja, trozos de manzana…
Huevos, leche, azúcar y todas las variantes que lleva un flan, son un gran alimento, muy nutritivo, para adolescentes, jóvenes, mayores y todas las edades. Mi ama decía que el caldo de gallina y el flan eran platos para recuperar a los enfermos, y no le faltaba razón. Buenas proteínas de la leche y el huevo, grasas de calidad, abundante colesterol, mucha azúcar, en fin, un excelentísimo alimento, pero sin abusar.
Este sitio web utiliza cookies. Puedes aceptarlas pinchando el botón.    Más información
Privacidad